miércoles, 15 de noviembre de 2017

453. CERVERA DE PISUERGA



En algún post anterior creo haber dejado dicho que Cervera de Pisuerga debió de ser alguna vez un pueblo bonito, o cuando menos, un pueblo normal, o sea, un pueblo bonito. Pero en algún momento de su historia, no hace mucho, llegó la Arquitectura con sus cosas y se hicieron unos cuantos retoques por acá y por allá y su destino se torció bastante. O se torció mucho porque esto que ven que pasó es que quisieron hacer un Juzgado y les salió así.


Como no se lo creían del todo, le pusieron banderas y una farola de las de antes, pero el destino ya nunca se enderezó. No sé para que hago fotos si Google Street View ya tiene todos los Cascotes de España Reunidos.


A la casa de enfrente, la del arco de entrada, le pusieron farola fernandina, pero ni por esas. Cervera de Pisuerga igual no pidió el Futuro (como Villablino), pero les cayó del cielo y ya no tiene remedio.

viernes, 3 de noviembre de 2017

452. VILLABLINO. Casa de Cultura



Disculpen que les ponga un Cascote más, pero es que estaba haciendo limpieza de fotos en las carpetas del pasado verano y me he encontrado con este recuerdo de la Casa de Cultura de Villablino, pueblo bastante feo de la comarca de Laciana en la provincia de León que fue "puesto en el mapa" (informativo) veinticinco años atrás por una marcha de mineros a Madrid.


Como sólo le había hecho yo una foto, he vuelto hasta Villablino con Google Street View y me he traído el duro encuentro de la Casa de Cultura con la calle de abajo, en el que como puede verse,  parece que salieron chispas.


No se me enfaden las buenas gentes de Villablino porque les diga que tienen un pueblo muy feo o una Casa de Cultura que es un mañomento: es lo que suele pasar cuando se pide Futuro. 


sábado, 21 de octubre de 2017

451. MOMIFICACION de CASA SOLARIEGA



Como llevo un tiempo recopilando Casas Solariegas en La Rioja y ultimamente me ven desanimado ante las muchas calamidades que encuentro en ellas, me remiten esta intervención de arquitecto moderno sobre una Casa Solariega en el barrio de Angustina del pequeño municipio de Carasa, Cantabria (antes provincia de Santander), para que..., bueno, para que me sirva de consuelo.:


Oh my God, allá al fondo está Santoña y mi colegio (!), el monte Jano y el Buciero, la ría del Asón y el puente de Colindres. Esta parte de aquí de la ría no la conocía muy bien, pero tras este descubrimiento va a formar parte también de mis entretelas. Tengo previsto para la próxima primavera subir con el kayak desde Colindres hasta Ampuero, así que le rendiré pleitesia. Mientras tanto voy coleccionando fotos. Aquí una de la ruina:


Y aquí otra del coche de google cuando se habían empezado las obras de momificación:


Les dejo la ubicación por si se animan a venir conmigo:



jueves, 5 de octubre de 2017

450. BREST



Como ustedes saben, este blog está cerrado y sólo atiende ya a la correspondencia de los lectores. O a las fotos de los viejos corresponsales, como estas que me envían de la Oficina de Turismo de Brest que sin duda podría abrir otro enjundioso capítulo de las Nuevas Tipologías Arquitectónicas Post-Pevsner. El verano pasado estuve en Guardo, Palencia, y tuve la oportunidad de entrar en una Oficina de Turismo que compartía uso y función con la de Brest:


De estar abierto este blog podría hacer una longaniza de arquitecturas con las que seguramente iban a llorar un rato. Pero mi corresponsal en Brest seguía la otra línea de investigación que practicábamos aquí, y con las siguientes fotos me aseguraba que lo de la Oficina de Turismo no era una pica en Bretaña sino que por el contrario, después de la destrucción y la reconstrucción en estilo Perret, en Brest ha tenido mucho éxito el  heavy metal:



Picado por la tentación me fui a Brest un rato y lo primero que hice fue caer encima del kiosko de la plaza Wilson. Cierto que llueve mucho en Brest y que con el viento de costado se nos podrían mojar los músicos de la banda, pero yo pensé que era un helipuerto. Un helipuerto con trampa porque luego me di cuenta de que no había escalerilla para bajar.


Cuando vi la Marie pensé que había caído en Sebastopol:


Pero no, no; no les voy a contar más cosas de Brest porque ya les digo que este blog está cerrado y también podríamos darnos de cabeza con esculturas de escaleras, (entre los amigos, "esculeras"), rodeadas de bolardos y tranvías.


Ah! tranvías. Sí tranvías. Ya sé que Cascotes está cerrado pero creo que me faltaba de "poner en valor" debidamente ese gran invento de los urbanistas urbanizadores franceses que consiste en diseñar calles inspiradas en las vías y estaciones de metro:


Las vi hace muchos años en Nantes, el pasado mes de febrero en Burdeos, y ahora también en Brest.
Calles que han renunciado a su complejidad circulatoria para abrazar un modelo único, si bien adaptable cuando hay que poner arte en medio:


El día que el coche de google hizo las fotos en Brest hacía un sol manchego. Eso distorsiona mucho la realidad. Tienen que verlo todo lloviendo.

O llorando. Mejor así. Lloren por la Arquitectura. Por el Urbanismo. Por la Urbanización. Por el Diseño.

 Y por el fin de Cascotes, claro. Ningún sitio tan apropiado como Brest donde llora el cielo más de doscientos días al año. 

jueves, 14 de septiembre de 2017

449. CRISIS BANCARIA



Me envía un amable lector dos pares de fotos, de lejos y en detalle, de sendos bancos situados en el barrio Trasvía de Comillas, Cantabria (antes llamada provincia de Santander).


Hace ya mucho tiempo que vengo observando que los cascotes de nuestro entorno urbano están formados no solo por edificios de arquitectura sino por innumerables detalles de urbanización.


Urbanizaciones, peatonalizaciones y mobiliario urbano que cuestan un congo y que debido a su pésimo diseño y consiguiente abandono, configuran un paisaje desolador por donde quiera que se mire.


Los periódicos regionales suelen tener en sus páginas locales alguna sección de "fotos-denuncia" en el que aparecen cosas así, pero ya se ve que no es suficiente. Por eso que Cascotes siempre se hará eco de las denuncias de los lectores. Son la única esperanza. Los lectores.

jueves, 7 de septiembre de 2017

448. IRREVERSIBLE



No sé si ustedes han visto la película así titulada (IRREVERSIBLE), pero no se la recomiendo por nada del mundo. Es de una violencia atroz; y yo siempre he dudado de si el cine de violencia no es sino un siniestro culto a la misma. En un estrecho pasaje subterráneo se produce una espantosa violación que genera a su vez una no menos terrible espiral de violencia. Ya casi la tenía en el olvido (benditos agujeros de la memoria) cuando el otro día quise tomar el tren en la estación de Olaveaga. Subía desde la margen izquierda de la ría del Nervión y cuando vi el viejo edificio de la estación con su bonito cartel cerámico en el costado me las prometía muy felices:

 
Pero ya de lejos me percaté de que las escaleras por las que hubiera podido acceder a la plataforma del andén y de la estación estaban cortadas y tapiadas. Miré a mi izquierda y me di cuenta de que había uno de esos siniestros pasos bajo las vías con pasamanos nuevos, y al llegar a su embocadura vi que había un cartel que inequívocamente decía en vascuence y castellano: ACCESO ESTACIÓN. (Como no hice foto acudo a Google Street View para mostrárselo).



Bajé las escaleras y no me lo podía creer: con una máquina expendedora de billetes y un aparato de  de control automático de acceso para un solo andén entre las dos vías ¡¡¡ habían convertido el paso subterráneo en toda una estación de ferrocarril !!!

No sé qué mente habrá pensado semejante barbaridad ¿adif? ¿el ayuntamiento de Bilbao?... Pero lo cierto es que se me revolvieron las tripas. A la vista de ese pasaje sólo pude pensar que la Arquitectura y los responsables de las Administraciones Públicas han llegado ya a una situación mental IRREVERSIBLE. Y que si no hay nadie que grite, critique o denuncie una cosa así, también los administrados.

miércoles, 30 de agosto de 2017

447. POMPAS FÚNEBRES



Una de las cosas más importantes que puede hace el hombre es morirse. De ahí el éxito que se logra cuando te mueres. Todo el mundo habla bien de ti. Y de ahí que la Arquitectura como Arte se tome tanto interés por la arquitectura relacionada con la muerte, es decir, con las Pompas Fúnebres.

Cascotes ya hizo un pequeño reportaje al respecto en la entrada 365, MUÉRETE Y VERÁS, y de entonces para acá, cientos de maravillosas arquitecturas mortuorias han poblado mis carpetas esperando entrar en la colección (Alicante, Almoradí... pongan en google las localidades y échenles un vistazo, que visto el éxito que da la muerte lo mismo me voy por ahí antes de que me dé tiempo a ponerlos aquí).

Así pues, las cuatro Pompas que les traigo hoy aquí tienen más que ver con ejercicios de contemplación y renovación lingüistica que con material de colección. El primero de ellos (foto superior), en la localidad palentina de Guardo, me hizo pensar cuán hermoso no sería morirse en un piso anodino y pasar a la eternidad en una planta baja de carácter comercial. De hacerlo así es posible que hasta nos podríamos librar del éxito que la muerte nos regala.


Esta otra arquitectura mortuoria del pueblo de las galletas, aún mantiene el nombre de Funeraria y no el de Tanatorio. Lo vi al salir de Aguilar de Campoo y como tenía detrás un camionazo (seguramente de galletas) no pude parar a hacer una foto por miedo a que me diera una galleta y pudiera pasar a la eternidad desecado. De ahí que haya tenido que acudir a Google Street View para compartir mis condolencias.


Google normal nos proporciona un par de fotos más para contemplar los detalles de las puertas, el parking, los ojos de buey y el lateral. Es evidente que su arquitecto no tendrá que morirse para alcanzar la gloria.



Pero vamos ya con la novedades lingüisticas que es lo que más me ha impactado últimamente. Al paso por Cervera del Pisuerga (un pueblón con Parador que algún día tuvo que ser bonito) descubrí que las funerarias pueden hacer simbiosis con los nombres de los pueblos abriendo las posibilidades a un rico vocabulario: Funecervera, Funevillablino, Funesantorcuato, y así sucesivamente. De buen seguro que el prefijo Fune- va a sustituir al Fuen-, tan caduco ya.


Pero la cosa no quedó ahí y al poco tuve otra revelación sin necesidad de morirme. Y es que la muerte puede conseguir al fin un acercamiento entre lenguas españolas que la gestión política no hubiera logrado jamás. Al actual vascuence o batúa con fonética española yo siempre le he llamado el euskañol, pero después de haber visto el Tanatorio de Bilbao (justo enfrente del Hospital de Basurto) veo que hay niveles superiores de simbiosis. En vascuence "etxea" es casa, por lo que la invención de FUNETXEA ha superado todas mis expectativas.



El edificio, con vocación de Museo de Arte Contemporáneo, es decir, de algo fúnebre en su mismo origen, merecería un comentario aparte, pero vamos a dejarlo por hoy porque la alegría que me da haber visto una cosa así antes de morirme me da fuerzas para vivir algunos días más. FUNETXEA, funetxea, yo también quiero que me lleven a un funetxea, poder ser vasco y español, morir en una casa, o ser velado en una planta baja comercial, y... sobre todo, que no sea la muerte la que me traiga el éxito.

Descansen en paz.

miércoles, 23 de agosto de 2017

446. ATAPUERTA



En materia de puertas sigue habiendo mucha confusión entre los arquitectos, y lo que en el post anterior podría ser una Obra de Arte, en este parece ser una simple aclaración. Aunque yo lo veo más como una Obra de Arte, y de ahí que también la inmortalizara con una foto. Están ustedes en el CAYAC, que no va de agua ni piraguas, sino del Centro de Recepción de Visitantes de Atapuerca (o Atapuerta, a juzgar por las dificultades del acceso o por ser la "puerta" de Atapuerca), a donde han llegado en coche para que les lleven desde allí concentrados en autobús a visitar el célebre yacimiento.


En el interior del Centro de Recepción de Visitantes no hay nada que justifique tanto gasto en edificio. Lo único que está claro es que si estamos en el interior es que hemos encontrado la entrada.


Nunca unas fotos turísticas habían merecido tanta atención arquitectónica, de ahí que la gente la esté emprendiendo este verano contra el turismo (digo yo). Lo más interesante de la exposición es una reproducción/reconstrucción o imaginación del hallazgo del "homo antecessor" (con dos eses) en el que a juzgar por la posición de su pilila, parece ser que en aquellos tiempos aún no había entrado en vigor la ley de la gravedad.


Mientras esperábamos al autobús en la gran explanada exterior a la puerta aproveché el tiempo para saludar a los amigos de la página SEMS de facebook que tanto me odian y a los que yo tanto quiero:


Pero como el sol de Castilla casca en Julio más de lo que soporta mi desgastada sesera, me refugié en la sombra de las marquesinas de espera, situadas justamente junto a la puerta o "Entrada" objeto del cartel de la explanada de acceso.


Tras soportar cual alumnos de EGB unas insoportables lecciones de paleontología, arqueología, geología e historia de la humanidad  impartidas por una alegre jovencita, becaria (o así) junto a las excavaciones de la famosa trinchera del ferrocarril minero y ser devueltos por el autobús al Centro de Despedida de Visitantes, nos dirigimos a los coches a través de un pequeño terraplén herboso (o hermoso) que superamos sin dificultad demostrando que la salida está más clara que la entrada...



...para fijarnos a continuación en el interesante diseño del aparcamiento de coches que agrupa y separa coches en el espacio para que quede la cosa más pintoresca, o para que parezca siempre que hay más coches de los que hay (los que caben en un autobús).


En la foto de google earth se aprecia mejor la invención:


No les cuento nada de los accesos y señales para acceder desde la carretera a semejante lugar para no privarles de la aventura. Tampoco les digo quién pagó la cosa ni quién lo diseñó (que ya saben que Cascotes suele ser blog llamado a la discreción), ni quién seguramente le dio algún premio de arquitectura o cuando menos una mención. Porque lo que está sobradamente claro es que el edificio y la urbanización, lo merecen. El premio. La mención. O salir en Cascotes, que es lo mismo. 

sábado, 12 de agosto de 2017

445. ESTO NO ES UN CASCOTE



Mi pervertida mente lo vio como un Cascote, pero en realidad no es un Cascote (y por eso lo he hecho notar desde el titular) sino una Obra de Arte. El Museo de Bilbao es una de las instituciones más finas de Bilbao. Una entidad cultural dedicada mayormente a la PINTURA, y acaso también a la escultura, y que seguramente por ello, se ha sentido en deuda con la arquitectura. Si mi memoria no me falla (y me falla) creo que de este Museo salió  no hace mucho hasta un director del Museo del Prado. Acuciado por la competencia con el Guggenheim, el Museo de Bilbao apostó (término que tomo prestado del periodismo más fétido) por la finura, de ahí que este HOMENAJE A LA ARQUITECTURA, y en especial a la PUERTA, es decir, a uno de los elementos más importantes de la arquitectura, no sea, seguramente, sino un homenaje al subrealismo, o en concreto, a Magritte:


Así pues, lo que llamó mi atención en la tarde del 10 de agosto del 2017 al pasar distraídamente por delante del Museo de Bilbao no era un Cascote sino una "performance" del propio Museo; una Obra de Arte. Esta vez en tres idiomas: Esto no es una... ENTRADA, SARRERA, ENTRY.

Lo he avisado. No se llamen a engaño.

Nótese que para dar mayor dramatismo a la puesta en escena, la puerta está abierta y que una cámara vigila la posible destrucción de la Obra de Arte. De ahí que no me atreviese yo a llevarme el cartel y tan solo le hiciera una foto para inmortalizarla aquí. Porque este tipo de Obras de Arte (ya se lo pueden imaginar) suelen ser mayormente EFÍMERAS.


viernes, 26 de mayo de 2017

444. TERCERA EDAD CINCO ESTRELLAS



Ahora que lo pienso mejor, Cascotes estaba en un error: en realidad no se había muerto, sino jubilado. Y lo que necesitaba no era un columbario, sino un nuevo HOGAR, o una RESIDENCIA.


Pero como la oferta es amplia y la arquitectura variada, en vez de descanso, ay, hemos encontrado más trabajo.


Había ido yo a Alfaro a recoger material para mi colección de casas solariegas cuando al pasar por delante de su Hogar del Jubilado me di cuenta de que lo que Cascotes necesitaba era una cosa así, un balneario. Pero como por Alfaro no pasa el mar, pensé que mejor retirarme en Peñíscola, dejando volar mi imaginación por entre esos óculos de remate:


A juego con los de la fachada.


Aunque para vivir en óculos, bien podría retirarme a este de Valencia con el que casi podría navegar.


Esta vez google no me ayudó gran cosa. Puse en el buscador Hogar del Jubilado o Residencia de la Tercera Edad y apenas me salían fotos bonitas. Uno de los más publicados era este hogar estilo búnker:


El Tormes queda bien, pero la puerta da un poco de miedo, la verdad:


Y la fachada:


O el patio:


Ya digo, es el que más fotos tiene en internet. Por algo será.


Cambio de aires, que el Tormes me pilla a desmano, y busco por el Mediterráneo, menos austero:


En Alcaçer tengo este, y como hice ascos por lo pequeño (que no por las columnas), dieron en ampliarlo:


Se le ve más alegre ahora. Y con más columnas (lo amarillo no cuenta que es la bajante de escombros).

Pero como andaba con dudas subí a Vinaroz y parece como que hubiera vuelto al Tormes:


Si no hubiera sido por el letrero no hubiera entrado. Como tampoco hubiera reconocido a este de Burgos. Si no hubiera sido por el letrero...


Este azul de Alcobendas no tenía letrero y me lo perdí.


Pero este otro de Lérida sí que supe que era para jubilados porque salía muchas veces en internet como obra importante de arquitectura:




Lo que más me gustó es lo de la ventana a ras de suelo y torcida para no distraer a los viejos de la partida de mus:


Puestos a elegir entre modernidades este Hogar de Alcalá de Gurrea, provincia de Huesca, podría tener hasta una mención de su Colegio de Arquitectos:


Aunque yo para jubilados no lo veo. Más me cuadra con un centro de trasplantes de hígados o algo así. Para jubilados dame de esto (Madrid):


O de esto (Aranda)


O de esto (Cevico de la Torre, Palencia):


O incluso de esto (Ademuz, Valencia)


¿Qué de variedad para elegir, eh? Qué de imaginación la de nuestros arquitectos de España para solucionar el gran problema de encontrar Hogar o Residencia para los Cascotes Humanos... ¿eh?


Claro que este de arriba, de Casarrubuelos, provincia de Madrid, con fachada alada y traseras curvadas tampoco se queda manco. Casarrubuelos es ya famoso por el famoso gran muro verde, pero eso es porque no se conocía lo suficiente su Hogar del Jubilado.

Y este otro Hogar en la Onada de la Rápita, que abre sus alas a modo de abrazo al jubilado, tampoco está nada mal. Dijo mi socia al verlo que parecía como lo de la M-30 pero al revés.


Pero esto no es nada para lo que han llegado a pensar nuestros hermanos portugueses. En concreto, dicen las webs, dos discípulos de Siza Vieira.


Está en Alcacer do Sal. No me digan que no quieren jubilarse ya para ingresar en un sitio así.


Será acaso por la cercanía a las modernidades portuguesas que en Villar del Buey, Zamora, se han atrevido a poner a la tercera edad haciendo equilibrios:


Buah! qué sensación de ingravidez para unos tíos tan pesados como los jubilados.


Este de ladrillo me parece que está en Benavente, lindando con Zamora. Y la única pega que le veo es lo del letrero tan pequeño.

Este de Avila que parece un trujal no tiene letrero para que no sepa la gente lo que se cuece dentro, aunque el anuncio es inequívoco. Y su stiling arquitectónico también.


A un paso de casa tengo este otro en Autol, mezcla de vanguardia y tradición:


Pero puestos a elegir, denme un sitio grande donde se acumulen muchos jubilados. Porque la unión hace la fuerza. Esta residencia la tienen en El Ferrol, o sea, un poco más arriba. Es como simétrica asimétrica, o sea, que está muy bien.




Bueno, si han llegado hasta aquí, les cuento que hace unos años me planteé algo más en serio el tema de la vejez y su arquitectura, pero nadie o casi nadie me tomó en serio. Sólo un tipo de Valencia me invitó a dar una conferencia. Todo empezó porque vi en Extremadura una residencia de ancianos con pinta de cárcel. Les doy los enlaces de aquella excursión: Arquitectura y Vejez 1, Arquitectura y Vejez II, conferencia de Valencia.

Y permítanme que no busque más arquitectura y me fíe de las estrellas. Y de los rótulos. Este de Madrid promete cinco.


Lo que Cascotes estaba buscando.