domingo, 26 de junio de 2011

191. MUSEO BALENCIAGA, GUETARIA, GUIPUZCOA.

.


Decir Museo Moderno es decir Cascote. No falla. Junto a un refitolera casona del XIX que más parece una estación de tren que un palacio, han construido en Guetaria una especie de hangar negro alargado como para ferrocarriles todo muy ingenieril y con fachada de cristal negro a ambos lados, que ha debido costar un Congo (y el otro).

Paso de hacer comentarios y os invito a dar una vuelta al edificio.







Y para hacernos una idea de la escala de la "intervención" pongo una foto reciente de Google Earth:


Como empiezo a sospechar que de un tiempo a esta parte los museos se hacen para los idiotas (y si no lo eres, cuando los visitas lo pareces), yo aconsejo dejar de ir a ellos. Con verlos en Cascotes, cumplimos más que de sobra.
.
.

jueves, 16 de junio de 2011

190. ABARÁN, Murcia, España.

.

Repasando viejos Cascotes he descubierto que por poner un poco de orden en todo este caos, hacia el número 44 intenté crear algunas secciones, y que una de ellas se llamaba PAISAJES DE ESPAÑA. Pues bien, al recordar el título de aquesta sección me ha venido de inmediato a la mente el recuerdo de nuestro paso reciente por Abarán, un impresionante pueblo de Murcia en la vega del Segura.

Bajábamos río abajo desde Cieza hacia el balneario de Archena, cuando el primer pueblo que se nos apareció a mano derecha de la carretera me hizo parar el coche y pasar la cámara a mi copiloto: guarda eso, le dije, captura ese paisaje que hay que conjurarlo: que hay que compartirlo con los amantes de Cascotes.

Según parábamos pasó la Guardia Civil con la sirena puesta y nos pusimos en movimiento no fuera que encima nos cayera una multa. Había gente curiosa en la carretera y las indicaciones para seguir hacia Marchena estaban, como es habitual, poco claras, así que no hicimos más fotos y he tenido que acudir al auxilio de Panoramio para complementar un poco aquella apresurada impresión.

En las cercanías del punto donde hicimos nuestra foto he encontrado esta otra, que tampoco es manca:


Evidentemente son casas hechas por arquitectos, por lo que tienen todas las garantías de orden y belleza exigidas por la ley. Nada que reprochar.

En el mismo google earth he encontrado esta otra panorámica algo más abierta en la que se incluyen las montañas de alrededor y la vegetación mediterránea, con lo se que ablanda un poco la cosa. Pero basta que acerquemos la vista al caserío para que veamos mejor en qué se queda el diálogo de la obra con el paisaje.


Desde que es obligatoria la presencia de arquitectos en todas las obras de edificación de vivienda  (¡como me acuerdo de las leyes gremiales que defendíamos en el Colegio y en el Consejo Superior!), los paisajes de España están a salvo. Y el orden, y la belleza. Gracias.
.
.

jueves, 2 de junio de 2011

189. VIENDO PISOS EN KAZAN, RUSIA.

.

Está la cosa inmobiliaria tan mal por aquí que mi amigo G, el de la inmobiliara G&E, me invitó hace unos días a dar una vuelta por Kazán, ciudad en la otra esquina de Europa, allá en el alto Volga a un paso de los Urales. Hombre, pues es una oportunidad, le dije yo, porque no tengo ni idea de como habrá evolucionado la gloriosa arquitectura soviética del housing y demás edificios simbólicos del comunismo comercial y deportivo. Y para allá que nos fuimos.

Por el casco viejo pasamos de puntillas y no quise mirar mucho, no sea que me gustara y me quedase por allí (con el frío que hace...),  pero por lo que vi desde las ventanillas del autobús la arquitectura tradicional rusa es un poco como de repostería con ribetes de nata, para que parezca que siempre está nevada. No, lo nuestro era ver pisos y hard arquitectura (hardquitectura de ahora en adelante aquí en Cascotes), así que en cuanto salimos del cogollo histórico a orillas del Volga empezamos a disfrutar de lo lindo.


Bloques severos y mucha zona verde, como mandan los cánones de la modernidad....

Pero no habíamos visto  ni tres barrios de bloques como estos cuando dimos con esta torre salida de una banlieu, seguramente de algún arquitecto becado en Paris, Nantes o Lyon con los últimos fondos del Partido.


O este otro esdefesio, igualmente creativo, imaginativo y muy competitivo respecto a la arquitectura tradicional rusa (delante):

Para quitarnos el susto de encima dimos pronto otra vez con lo genuino, es decir, geometría y verde, otro barrio que por su disposición y belleza me recordó mucho a la Havana Este (¿no lo he puesto aún en Cascotes? pues al siguiente...)


Al fin y al cabo, estaba pensado desde las mismas ideas.


Bonito de veras, y hard, very hard


Pero dejémonos del pasado, le dije a mi amigo el de la inmobiliaria una vez que nos hubimos repuesto con dos vodkas del primer susto, y sigamos con esto de los colorines y los remates postmodernos que parece que promete.


Toma, toma. Y mira esto otro:


Ni con nieve se apaga. Andá, y ¿esto? Será prepostmoderno o tardocomunista?


Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhh:


Noooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo:


Davisdaiaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa


Espasivaaaaaaaaaaaaaaaaa, ya, ya, ya, ya, ya vale de pisitos, ya vale de housing. Vamos con los centros comerciales que me han dicho que son buenos. Como esta pirámide:


O esta otra cosa del anillo:


Este ovni está claro que es de los momentos de la gloria aeroespacial soviética, cuando los arquitectos también pensaban en la luna:


Hombre, mira ahí, a tí que te gusta el baloncesto, Ese polideportivo parece que va de eso ¿no? Y con ticsturas.


Aquí un cine de barrio. O un cine con barrio. Y en tecnicolor. Muy despejadas las calles, eso sí:


Aparte del casco viejo y los barrios, Kazán tiene unas grandes zonas suburbiales tipo ciudad jardín con pequeñas dachas. Pero adentrarse en ellas es una aventura, sobre todo en tiempo de deshielo:


Con todo, los paisajes más genuinos de los alrededores de Kazán, los más cuidados por los urbanistas y paisajistas de por allí, son los industriales y los de las grandes explanadas ferroviarias, abandonadas o aún en uso. Lugares muy bonitos donde comprar una vieja casa de guardagujas y olvidarse del mundo.


Qué bonito es viajar cuando amas la ciudad y la arquitectura. Cuando amas la vida. Cuando el mundo se ha acabado y no hay otra cosa que hacer que seguir llenando páginas de blog.
.
.